Desarrollo de intereses profesionales en la especialidad agropecuaria, Centro Politécnico “Jesús Suárez Soca” de La Palma

Autores
Máster en Ciencias Elsa Magalys Sarmiento Hernández.
Máster en Ciencias Nacy de las Mercedes Pérez Valdés.
Máster en Ciencias Claribel Caballero Graverán.

Introducción

Los nuevos tiempos caracterizados por la alta velocidad con la que ocurren los cambios y por la importancia creciente del conocimiento en los diferentes ámbitos de la vida y en particular los relacionados con la producción de alimentos, exigen de una mayor participación de las entidades productivas de la agricultura en la formación de la fuerza laboral en el sector agropecuario. Lo que depende de la orientación profesional agropecuaria que se logre en los niños y adolescentes. Condicionante en el desarrollo socioeconómico de las comunidades.
La elección de la profesión constituye un problema complejo para la juventud a nivel mundial.
Muchos son los factores que influyen en la elección profesional y, por supuesto, el análisis e interpretación de cómo, por qué y para qué elegir una profesión está en dependencia de la posición teórica que se asume respecto a la definición de la vocación y la orientación vocacional.
La necesidad de una correspondencia entre la demanda de los distintos tipos de fuerza de trabajo calificada y las expectativas de los adolescentes y jóvenes, para garantizar su formación en Universidades e Institutos Politécnicos, se expresa claramente en los lineamientos No. 121, 122 y 143 de la Política Económica y Social de Cuba, lo cual constituye un reto para el Sistema Educacional Cubano.

Los Institutos Politécnicos, constituye uno de los centros encargados de dar respuesta a la demanda de los recursos humanos que necesita el país. Una de las prioridades que tienen dichos centros es la formación de técnicos y obreros calificados hacia la especialidad agropecuaria, debido a que este sector desempeña un papel decisivo en la economía del país.
A lo largo de toda la historia el sector agropecuario ha desempeñado un papel importante en las economías nacionales. Por tal motivo varios países han hecho una valoración del papel del sector agropecuario y han diseñado políticas para apoyar su desarrollo.

Cuba no está ajena a ello y es por eso que la formación de profesionales agropecuarios constituye una tarea priorizada del estado cubano, representada en el Ministerio de Educación.
La formación de profesionales agropecuarios tiene sus bases filosóficas en la teoría marxista leninista, el pensamiento martiano y los aportes de Fidel, dirigida a un objetivo común: lograr la formación de un individuo que ame su profesión por encima de todo, que manifieste sentido de pertenencia, que piense y actúe en correspondencia con los valores de la Revolución, que tenga conciencia de productor, preparación para la defensa, desarrollo del pensamiento lógico y dominio del idioma materno como elemento fundamental.( Salas N. 2006).

De las ideas que se presentan en este objetivo se deriva que la formación vocacional agropecuaria en Cuba, va más allá de la formación de un productor competente. Es un proceso que ayuda, no solo a desarrollar el interés hacia la especialidad agropecuaria, sino que influye además en la formación integral de un estudiante, en correspondencia con los valores de la Revolución.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados por el Sistema Educacional Cubano, existen cuestiones subjetivas y objetivas que impiden el cumplimiento de tales propósitos, pues en muchas ocasiones no se cumple con los planes de ingreso a estas carreras, en otras, los alumnos causan baja en los primeros años y, lo que es mucho peor, algunos, luego de graduarse, buscan otras fuentes de empleo y no ejercen su profesión.

La experiencia acumulada por la autora como profesora del Centro Politécnico “Jesús Suárez Soca”, permitió constatar que existen criterios negativos sobre las especialidades agropecuarias, lo cual deviene en el poco interés de los estudiantes hacia las mismas, agudizándose esta situación durante el primer año de estudio, lo que provoca el rechazo y deserción escolar. Por otra parte, la familia se opone a que sus hijos realicen estudio en esta profesión, coincidiendo con la opinión social.

Resulta significativa la necesidad de influir en el desarrollo de intereses hacia la profesión agropecuaria, una vez que el estudiante haya ingresado al centro y durante todo el periodo de formación básica, en aras de dar respuesta a la demanda de la fuerza de trabajo calificada del sector agropecuario.

Existe evidentemente un problema social manifestado en la falta de interés de los estudiantes, hacia la profesión agropecuaria, lo que dificulta la formación de profesionales capaces de dar respuesta a la demanda de los recursos humanos que necesita el sector de la agricultura; expresado en los lineamientos de la Política Económica y Social de Cuba.

El presente trabajo tiene como objetivo: Identificar las causas fundamentales que provocan el poco interés de los estudiantes hacia la profesión agropecuaria y proponer un grupo de acciones conducentes a su solución.

La formación y desarrollo de la personalidad del individuo es compleja y está condicionada por múltiples factores, los que determinan la regulación y autorregulación del comportamiento en cada individuo, este resultado va a depender de la orientación que reciba el sujeto desde la influencia de los otros (familia, coetáneos, medios de comunicación, la escuela, comunidad, entre otros).

Desarrollo

La formación de intereses y conocimientos generales se logra desde las edades tempranas con la orientación hacia la formación en los niños de amplios y variados intereses y conocimientos relacionados con las diferentes esferas de la actividad humana, la cultura, la ciencia, el deporte, que permita al niño “descubrir” sus inclinaciones y aptitudes. Objetivos importantes en esta etapa lo constituyen la formación de cualidades de la personalidad tales como la independencia, la perseverancia, la autovaloración adecuada, así como la utilización de recursos pedagógicos que favorezcan el desarrollo de la flexibilidad del pensamiento y la creatividad en el niño, factores importantes para lograr la autodeterminación de la personalidad.

Por supuesto, que cualidades tales como la independencia, la perseverancia, la autovaloración, la flexibilidad del pensamiento, la creatividad no logran su expresión como reguladores efectivos de la actuación del sujeto hasta la edad juvenil, sin embargo, el proceso de su formación comienza desde las edades tempranas y por ello las influencias educativas en esta etapa deben estar diseñadas de manera tal que propicien su formación. Crear espacios de orientación en los que el niño aprenda a conocer sus inclinaciones y aptitudes, a tomar decisiones a esforzarse por lograr los objetivos que se plantea, a tener confianza y seguridad en sí mismo, a actuar con independencia, a ser reflexivos y flexibles en la búsqueda de solución a los problemas por sencillos que parezcan, son elementos importantes en la educación de la personalidad que crean las bases para la actuación auto determinada.
Es imposible hablar en estas edades de la formación de un interés profesional por cuanto de lo que se trata es de “poner en contacto al niño con la vida” para de esta forma posibilitar el surgimiento de intereses generales que los orienten en la búsqueda de información, la obtención de conocimientos y la formación de habilidades que pueden sentar las bases para la formación de intereses profesionales. Se ha podido constatar que cuando el niño recibe desde edades tempranas influencias educativas que permiten el surgimiento de intereses variados y el desarrollo de conocimientos generales, se logra más rápidamente la formación de intereses profesionales. Es característico en esta etapa que el niño exprese inclinaciones diversas y a veces contradictorias en relación con su futura profesión.

El interés es la inclinación o preferencia que manifiesta una persona por algo específico. Por ejemplo, podemos tener interés hacia una persona y esto se expresa en nuestro comportamiento y en las cosas que pensamos. Los intereses se manifiestan con un tono emocional positivo y con un deseo de conocer más profundamente el objeto.

Los intereses obligan a la persona a buscar activamente caminos y medios para satisfacer ansias de conocer y saber; deben ser tenidos en cuenta en la orientación ocupacional y profesional. Los intereses son las preferencias por realizar ciertas actividades. Siempre han sido considerados como factores primordiales para la elección de carrera y es por ello que se conocen como intereses vocacionales.

La satisfacción que se pueda tener al estudiar una carrera y más adelante, en el mundo laboral, será mayor si te encuentras en un área que es de tu interés. (Fabela, F., 2013). Por tanto, se refieren a la atención que se da a una actividad de carácter laboral, a la cual se le atribuye un valor y se le otorga mayor importancia entre otras. Es la inclinación y la motivación que te hará realizar cierta actividad ocupacional, es decir, es la atracción que mantienes por un campo laboral.

La formación de un interés profesional posterior al ingreso del joven al centro de formación profesional es mucho más factible cuando existen intereses, conocimientos y habilidades desarrolladas en relación con el contenido de dicha profesión y/o la decisión del sujeto de optar por la misma es el resultado de un proceso de autodeterminación aun cuando le orienten en su selección motivos diferentes por su contenido. (González, V., 2003)

Tan nocivo puede ser para un sujeto ingresar a una carrera por cumplir con una exigencia externa (el deseo de los padres, por ejemplo,) sin estar convencido de su necesidad., ni haber desarrollado intereses y conocimientos relativos al contenido de la misma, como aferrarse a la idea de que sólo una profesión específica es la que puede brindarle la posibilidad de satisfacer sus aspiraciones profesionales.

Aspirar al estudio de una profesión “porque no pude estudiar lo que realmente deseaba” o “por no quedarme sin estudiar algo” denotan insuficiencias en la educación profesional de la personalidad en la medida que revelan la ausencia de un proceso de reflexión y búsqueda de solución a los conflictos profesionales en los jóvenes, es decir, la ausencia de una autodeterminación profesional.
La formación de intereses profesionales no constituye una condición indispensable para el ingreso del estudiante a la enseñanza profesional, pero no niega la posibilidad de la formación y desarrollo de sólidos intereses profesionales en esta etapa. ¿En qué medida puede afectarse un joven que manifiesta un interés profesional desarrollado hacia una carrera determinada desde la enseñanza media y que no logra ingresar a la misma por razones ajenas a su voluntad?

El desarrollo de intereses profesionales requiere de los docentes una actitud dinámica y creadora, lo que constituye un reto para la educación en particular para la Educación Técnica y Profesional, pues en ella descansa la formación de los recursos laborales que requiere el país. Es decir, la formación de futuros trabajadores con conciencia de productor, que se identifiquen con el papel que juegan en la sociedad como agente transformador de la calidad de vida de la población.

Por otra parte, para garantizar el carácter continúo de la educación y la atención a la diversidad, así como satisfacer la demanda de fuerza laboral técnica en especialidades priorizadas se crearon los centros de la Enseñanza Técnica y Profesional (ETP) para la formación de obreros calificados y técnicos medios. Estas acciones permitieron generalizar, en los niveles medio y superior de la enseñanza, del principio marxista y martiano de combinación el estudio y el trabajo.

El ingreso de los alumnos a los centros de Enseñanza Técnica y Profesional estuvo caracterizado por la libre opción, donde la vocación respondía fundamentalmente a los conocimientos vivenciales y exigencias familiares, así como el reconocimiento de las actitudes requeridas para determinada profesión. Esta tendencia incidió en los altos índices de deserción escolar, la calidad del tránsito por el ciclo y del egresado, marcando la necesidad de un cambio en su concepción.

Para la Educación Técnica y Profesional en la actualidad resulta de vital importancia la formación de técnicos y obreros calificados, bajo el principio de aprender haciendo y saber hacer con las manos, como expresión de la esencia de la educación para el trabajo. Este proceso ejerce una gran influencia en el fortalecimiento de la conciencia productiva de los estudiantes, y se refleja de forma singular en la formación laboral hacia las diferentes especialidades que se realizan en los institutos politécnicos y escuelas de oficios del país.

Un aspecto esencial y prioritario en la Educación Técnica y Profesional, en particular en los Institutos Politécnicos Agropecuarios (IPA), lo constituye la formación de técnico y obreros calificado hacia la especialidad agropecuaria, lo que implica un punto de transformación en el pensar y accionar de los docentes para la formación de la fuerza laboral agropecuaria que demanda el país.

En el caso particular del Centro Politécnico “Jesús Suárez Soca” ubicado en el municipio La Palma, dentro de las especialidades que se estudia en este centro está la agropecuaria. Una de las problemáticas que enfrenta el docente cuando el estudiante ingresa al centro politécnico, es el desconocimiento de cuáles son las fortalezas y debilidades en que debe apoyarse para fortalecer el desarrollo de intereses por la especialidad agropecuaria. Tampoco resulta claro si existen ofertas laborales en el municipio, lo que trae consigo que muchas veces el estudiante una vez graduado abandone su profesión.

En tal sentido, la experiencia de la autora del trabajo, como profesora del centro, le ha permitido determinar fortalezas y debilidades. Las cuales se muestran a continuación:

Fortalezas

1- Se destaca la necesidad de desarrollar intereses hacia la especialidad agropecuaria que contribuya a la satisfacción de las necesidades productivas del municipio.
2- Las potencialidades de las diferentes asignaturas para contribuir con el desarrollo de intereses en los estudiantes.
3- La existencia de tres centros de la enseñanza técnico profesional (ETP) en el territorio.

Debilidades

Los estudiantes demuestran pocos conocimientos del objeto de estudio de la especialidad agropecuaria, futuro perfil ocupacional y de las características de la personalidad del agropecuario, que se vinculan al desempeño de la futura actividad profesional.

Los proyectos de vida profesional de algunos alumnos, quedan reducidos a la enumeración de determinados objetivos poco fundamentados, dirigidos principalmente a complacer a los padres, a la independencia económica y familiar, así como al reconocimiento por sus coetáneos.

Los docentes no aprovechan las potencialidades que brinda el contenido de las diferentes asignaturas para lograr el necesario vínculo que debe existir entre ellas, la vida y el desarrollo socioeconómico de la localidad.

El desarrollo de intereses profesionales se concibe, generalmente, a partir de las actividades extradocentes y extraescolares.
Entre las principales causas de estas problemáticas están las siguientes:
1- Las diferentes asignaturas no se conciben, desde el Proceso de Enseñanza Aprendizaje, como un elemento dinamizador para el desarrollo de intereses hacia la especialidad agropecuaria.

2- No siempre se alcanza la relación entre la escuela, la familia y los agentes comunitarios para el desarrollo de intereses hacia la especialidad agropecuaria.

3- No se aprovechan los contextos agrícolas e intercambio con los trabajadores agrícolas para el desarrollo de interés profesionales
Todas estas causas a criterio de la autora influyen en la existencia del problema social, no obstante, para desarrollar con efectividad intereses en los estudiantes hacia la especialidad agropecuaria, no basta con un adecuado conocimiento del contenido de las asignaturas que se impartan, es indispensable buscar otros mecanismos que facilite la vinculación entre los diferentes factores de la sociedad que influyen en el desarrollo del proceso que viene realizando la escuela.

La escuela, como institución responsable, debe buscar todas las vías necesarias que posibilite la interacción de los estudiantes con personal especializado en diversas facetas laborales, de manera que se pueda vincular los contenidos con la práctica laboral y garantizar la fuerza de trabajo calificada que necesita el sector de la agricultura en la comunidad
De la situación antes expuesta se deriva que la formación de la especialidad agropecuaria requiere de una nueva mirada para asegurar el desarrollo de intereses en los estudiantes hacia dicha especialidad, pues del modo en que está teniendo lugar el proceso no responde a los intereses de la sociedad. Por tal motivo se propone un plan de acciones que conducen a la posible solución del problema presentado, el cual se presenta a continuación:

Plan de Acciones

Plan de acciones para el desarrollo de intereses profesionales hacia la especialidad agropecuaria en el Centro Politécnico “Jesús Suárez Soca” del municipio La Palma.
1- Realizar el diagnóstico de los intereses de los estudiantes hacia la especialidad agropecuaria.
2- Talleres de intercambio con los docentes para tratar temas asociados con la necesidad de potenciar el desarrollo de intereses en los estudiantes, en aras de asegurar la formación de la fuerza de trabajo calificada del sector agropecuario que necesita la comunidad.
3- Encuentro de los estudiantes con los productores de éxito del municipio para intercambiar sobre temas agrícolas.
4- Visita a fincas de referencia en la Agricultura Urbana.
5- Visita a Empresas u otras formas productivas de la agricultura (Puertas abiertas).
6- Utilización de contextos agrícolas de la comunidad para el desarrollo de intereses hacia la actividad agropecuaria.
7- Participación de los estudiantes en ferias agropecuarias.

Conclusiones

No se incluye en el diagnóstico inicial elementos relacionados con los intereses profesionales de los alumnos que ingresan a nuestro centro.

El contexto actual que vive la nación cubana, requiere de un cambio en la formación de la fuerza laboral calificada en todos los sectores y en particular en el sector agropecuario, pues de este depende la sostenibilidad alimentaria del pueblo y su calidad de vida. En tal sentido es tarea del Sistema Educacional, en particular los Centros Politécnico, garantizar la formación de la fuerza de trabajo calificada para el sector agropecuario.

Bibliografía

Berges Díaz, Maritza (2003) Modelo de Superación Profesional para el perfeccionamiento de habilidades comunicativas en docentes de la Secundaria Básica. (Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas) ISP Félix Varela Villa Clara.
Carvajal Pérez, Kenelma,et. al. Consideraciones acerca de la institución educativa como el centro cultural más importante de la comunidad.
Fabela Alquicila, F. Intereses y aptitudes vocacionales. Disponible en https://es.slideshare.net/fabelaalquicira/intereses-y-aptitudes-vocacionales, 2013.
González Maura, V. (2003a). La orientación profesional desde la perspectiva histórico-cultural del desarrollo humano. Revista Cubana de Psicología, 3(20), 260-268.
Salas Batista, Nodalis, (2006). La formación vocacional agropecuaria en el séptimo grado de la ESBEC Leonel Martí Corona. Disponible en: Biblioteca Virtual de Derecho, Economía y Ciencias Sociales, eumet.net.

One comment to “Desarrollo de intereses profesionales en la especialidad agropecuaria, Centro Politécnico “Jesús Suárez Soca” de La Palma”
One comment to “Desarrollo de intereses profesionales en la especialidad agropecuaria, Centro Politécnico “Jesús Suárez Soca” de La Palma”
  1. Muchas gracias a los comunicadoes mantuanos por darnos la oportunidad de publicar, profundizar, conocer y compartir temas interesantes, tanto para la comunidad universitaria como para lectores que buscan saberes a través de sus páginas, les agradecemos infinitamente,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.